sábado, 18 de agosto de 2012

El Norte se disfraza


38º y no hay sombra.
Arden suelo y cielo.
Pierde el árbol
su vestido.
¡Quién tuviera un abanico!

Salgo con la luna
como los dondiegos.
El aire se despierta
y vuelan mis sueños
en las hojas secas.

El viejo banco solitario,
las terrazas llenas.
Es verano
bajo las estrellas.

Imagen y texto: María.

8 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Es verano y nos hacemos noctámbulos, como las salamanquesas, como la dama de noche que inunda el entorno con su cálida presencia.
Besos

María (lady) dijo...

Amigo Paco,
Esto aquí no es habitual. Y nos faltan esas esencias que inundan las noches de Sur: La dama de noche, el jazmín ...
Besos acalorados.

antonioe dijo...

querida poeta es un placer descubrir esta morada tan llena de sentimientos y bien echa. este verano como todos las noches nos esperan... un saludo.

Nómada planetario dijo...

Estos calores retiran a cualquiera de la circulación. Tú lo expresas con mucha sensibilidad. Yo me limito a maldecir el terral que asola esta parte de Andalucía.
Saludos.

Edurne dijo...

Insoportable. Inhumano...

Hoy ha vuelto a disfrazarse, al menos en Bilbao, en un momento ha pasado del calorazo al gris húmedo.
Es lo que hay!

Muxutxuak!
;)

María (lady) dijo...

Antonio: Bienvenido!! Me alegra que te guste.
Ya se nos va acabando este verano, aunque todavía nos queda un tiempito de terrazas bajo la luna.
Saludos.

María (lady) dijo...

Nómada:
Un gusto verte por la escalera.
La verdad es que entre lo seco de este mes de Agosto y los incendios ....
Saludos.

María (lady) dijo...

Hola Edurne,

Estos días ya es otra cosa. Yo he vuelto a poner la mantita en la cama.
A ver si da la vuelta.

Un abrazote.