miércoles, 24 de febrero de 2010

SIN ESPINAS .... cansada


Triste
Llegó la rosa
Y triste
Se acostó en la arena.
Triste, la luna
La miró con pena.

Sufrió la lluvia,
Soportó el viento,
Acompañó la escarcha.
Y en la nieve fría
fundió su alma.

Imagen y texto: María.

11 comentarios:

María (lady) dijo...

Inacabado queda este corto poema ... ¿quién sacará la bella rosa de la tupida niebla???

Adolfo Payés dijo...

Hermoso...


¨Hermoso cuando la poesía es todo en el sentir.. nace con amor la lectura..¨ Payés

Un abrazo
Saludos fraternos..

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

precioso poema, demasiado aguantó...
un besote

Mayte dijo...

Son muchas las rosas que sin espinas dejan pasar el tiempo y se convierten en este hermoso poema que has escrito. Precioso. Un beso

Pipina dijo...

Me encantan las rosas, me encanta el poema.No hay rosas sin espinas y tampoco espinas sin rosas. Gracias por tanta belleza Besos Pilar

MiLaGroS dijo...

Triste destino el de la rosa. Sin embargo el rosal sigue dándolas. Un beso

Pedro dijo...

Precioso poema, pero lo veo muy triste...
Te invito a una sonrisa en mi blog.
¡MUAC!

Silvia dijo...

esta rosa es una jabata, las cosas como son.
;)
un abrazo

Edurne dijo...

Es que en esta vida a todos nos toca aguantar, hasta a las rosas!

Muxutxuak!

goyo dijo...

Vengo a dejarte un beso sin espinas, amiga.

María (lady) dijo...

La rosa se alimenta de vuestras caricias ...
¡Gracias!