miércoles, 17 de junio de 2009

No
Ya no es azul el mar
Y tampoco el cielo.

No
No tiene fin la noche
No alumbra el lucero.

No
Ya no brilla la luna
Y el sol es de fuego.

No
No hay verdes campos
Solo desiertos inmensos.

No
No oigo el cascabel de tu risa
Solo el gemir del viento.

No
No hay color en mis pinceles
Tan solo grises y negros.

No
No sé si es real
ó lo que yo veo
Imagen y texto: María.

10 comentarios:

Edurne dijo...

Pues yo te presto mi luna, mis lunas, las siete, para que alumbren esa noche que se cierne oscura sobre tu cielo...
Mándala lejos, muy lejos...!
Muxus!

Adolfo Payés dijo...

Precisos..

saludos fraternos con cariño
un abrazo

besos

maite dijo...

pues yo te achucho y te llevo de la mano a ver algunos rinconcitos en los que el azul es el color predominante del mar y el cielo, a un lugar donde por el día el campo es verde y donde por las noches veremos la luna y los luceros y las hormiguitas corretearán entre tus dedos, y cuando llegue de nuevo el día y el sol nos caliente cogeremos los pinceles y los impregnaremos de todos los colores del arco iris.

Y si nos cuesta encontrar ese rinconcito siempre podemos diseñarlo como Bastian

MarianGardi dijo...

Todo es segun el cristal con que se mire.
Todo està cambiando demasiado deprisa es muy verdadero.
Bellos versos con poca spalabras dicen mucho.
Besines linda

María (lady) dijo...

Edurne,
Tus siete lunas
he colgado en mi ventana
y no necesito luz
en la mesilla.
Ahora todo brilla.
Muxus!

María (lady) dijo...

Saludos! amigo Adolfo.

María (lady) dijo...

Maite,
Hormiguitas labriosas correteando entre mis dedos ... ¡hacen cosquillas! ... e imaginar, como Bastian, y volar a lomos de Fúyur luchando para que la NADA no gane terreno.
Un abrazo y muchos besos.

María (lady) dijo...

Si, Marian, a veces el cristal es demasiado oscuro ...
Besotes!

MiLaGroS dijo...

Es lo que tu ves. A veces vemos como sentimos. A mi me pasa muchas veces. Pero ya pasará y volveras al arco iris. Y allí te espero. un abrazo

María (lady) dijo...

MiLaGroS,
En el arco iris ... ¡voveré seguro!
Un beso grande y sonoro.