sábado, 7 de febrero de 2009

UNA PENA EN EL ALMA

Tenía una gran sonrisa
El cabello blanco
y un corazón con muchos años

Tenía una voz suave
Calor en la mirada
Y esa paciencia que nunca se acaba

Tenía esa edad
En la que descansar
Y nunca descansaba

Tenía tiempo
Y no era suyo
Lo aliñaba con cariño
Y lo regalaba

Tan solo tenía una pena
Una pena que la ahogaba
Sangre de su sangre
Cruelmente la ignoraba

Imagen y texto: María.

10 comentarios:

maite dijo...

es que hay veces que sangre de tu sangre es como si fuera un extraño

MarianGardi dijo...

Conoci un caso igual a este precioso verso, era mi amiga querida 20 años mayor que yo,murio hace dos años y la queria mucho, pero uno de sus hijos la ignoraba y ella murio con esa espina.
Que bueno recordar a los seres queridos.
Un fuerte abrazo, hoy mas fuerte por este caso vivido en comun!!

Edurne dijo...

Esa pena es de lo peor que le puede pasar a una persona.
No entiendo cómo alguien puede apartar a su propia sangre de su vida...
Lo siento mucho!
Muxus!

silvia dijo...

glupez...triste, sí.
a veces, te preguntas por qué suceden algunas cosas y no encuentras la respuesta...
abrazoskis

MiLaGroS dijo...

Real como la vida misma. Suele pasar a veces, pero seguro que por otro lado recibia todo el cariño que daba.El cariño vuelve pero a veces por distinto camino que se ha ido. Besos milagros

María (lady) dijo...

Maite, Marian, Edurne, Silvia, Milagros ... Esa es de las peores espinas. Y con lo que le costó parirlo! Era ella pequeña y menuda y el muy jabato pasó de los cinco kilos.
Cariño recibe, y mucho, pero echa en falta el de su niño ....

Abrazos, amigas mias.

Luisa Arellano dijo...

No me entra en la cabeza, que un hijo pueda llegar al colmo del abandono y el egoísmo, olvidandose de su madre. Nunca encontrará a nadie más generoso en el mundo.

¡qué pena!

María (lady) dijo...

Abrazos Luisa!

teresa dijo...

Quien no quiere a una madre no se merece tener la palabra hijo ni persona.
Saludos.

María (lady) dijo...

Hola Teresa,

Gusto verte por aqui. Un abrazo.