domingo, 26 de octubre de 2008

PETICIÓN



El lugar parecía encantado
y esperaba yo ser sorprendida,
en cualquier momento,
por algún gnomo
ó quizá un duende travieso.

Pues ¡no señor!.
Como por arte de birlibirloque
en su lugar aparecieron,
-no sin gran estruendo-
varios sujetos cabalgando
sobre artilugios de hierro.

¡Señores!,
que no caballeros,
eso va contra natura
en este y en cualquier otro tiempo.



Si ya son vuesas mercedes reyes del negro asfalto, por favor, dejen el bosque para sus moradores eternos.

Imagen y texto: María.

6 comentarios:

Edurne dijo...

Huyyyyy, a esos los "encantaba" yo con la varita mágica y los dejaba convertidos en... piedras del camino, por ejemplo!
Si los duendes y demás pobladores del bosque se levantaran en pie... otro gallo les cantaría a semejantes bandidos!
Hala, unos muxus!

María (lady) dijo...

je je ... ¡qué guapa!
Muxus!

Anónimo dijo...

Caballos y caballeros alados irán a tu encuentro cuando lo deseéis... búscadlos detrás de vallas y de las bayas, y sonrojarán tu sonrisa alada...

Un caballero

María (lady) dijo...

Tras las vallas y las bayas .... -vaya, vaya, vaya-
Gracias! amable caballero por vuestra amable visita este mi sendero ...

maite dijo...

Lady, que si que están ahí los duendes, escondiditos, que con el ruido de motores se esconden más, pero no los ves? detrás de la plantita de la izquierda se asoma un gorro

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

No se podría decir ni más alto, ni más claro; muy bien dicho.
Buen domingo